Como clínica dentista especializada en odontología pediátrica en Fuenlabrada, a nuestra consulta llegan muchas madres preocupadas por el aspecto estético de los dientes de sus hijos. Ven algunos síntomas de que los dientes están torcidos o mal colocados y temen no estar a tiempo de conseguir una buena corrección.

Con el objetivo de tranquilizar a muchas de ellas y de informar a todo el mundo en general, en este post os contaremos cuándo debe realizar un niño su primera revisión de cara a la posible colocación de un aparato de ortodoncia así como la edad mínima en la que puede comenzar a llevarlo.

Como expertos en odontología pediátrica en Fuenlabrada aconsejamos que los niños realicen su primera visita a un ortodoncista en torno a los 7 años que es aproximadamente la fecha en la que erupcionan los dientes incisivos tanto superiores como inferiores. En ese momento, como el crecimiento óseo es importante, se puede diagnosticar fácilmente si es necesario tomar medidas que garanticen una alineación perfecta de sus dientes.

Si en ese momento se detecta algún tipo de problema que repercute en una mala colocación de los dientes, el niño ya podría llevar un aparato removible. Con 7 años no recomendamos el uso de aparatos fijos ya que a esa edad, el niño aún tiene demasiados dientes de leche que van a hacer que su boca esté en constante cambio. Por eso, hasta que no se produzca la erupción de los dientes definitivos, no se recurrirá a aparatos de ortodoncia fijos.

En la Clínica Dental Vendrell Casares nos preocupamos por la salud bucodental de todos nuestros pacientes. Para ello nos mantenemos a la vanguardia de todas las técnicas que surgen en servicios de odontología general.